martedì 13 ottobre 2015

Planeta eTwinning.

È così che le cose si incontrano...



De entre los retos que me había marcado como docente para este año, dos eran especialmente relevantes para mí: entrar a formar parte de la plataforma eTwinning y tomar contacto con la metodología CLIL, formándome para formar en ella.

La oportunidad de conjugar ambas experiencias se me ha presentado de repente (y un poco de sopetón, la verdad...) nada más iniciar el curso escolar. Sabía de la existencia del curso de eTwinning en abierto organizado por INTEF (os dejo el enlace porque aunque estamos ya en la tercera semana de actividad, todavía es posible inscribirse), del que todos hablaban maravillas. Así que en cuanto vi la convocatoria de la segunda edición, me apunté.

Lo que no me esperaba era encontrarme, al registrarme como etwinner en la plataforma europea, con un seminario muy interesante titulado Integrating Content, Language (CLIL) and Technology, organizado por la Agencia Nacional Italiana eTwinning y dirigido por Letizia Cinganotto, renombrada investigadora italiana de la agencia ministerial INDIRE y experta en didáctica de las Nuevas Tecnologías y metodología CLIL.


Demasiado tentador. ¿Cómo iba a dejarme escapar una ocasión como esa?. El problema era que el seminario en línea, de doce días de duración, coincidía prácticamente con las dos primeras semanas de actividad del curso de INTEF. ¿Iba a poder con todo (con todo eso y con las tropecientas mil cosas añadidas en las que estoy metida en este momento)?. Pues vas a tener que poder, me dije, porque la que algo quiere algo le cuesta.
 
Otra duda que me asaltaba era la de si meterse de lleno en un seminario de este tipo (de acceso reservado y con una temática muy específica) de manera paralela en sus incios al MOOC de INTEF (que presenta un planteamiento más general y de divulgación sobre las generalidades de la plataforma y su incidencia en la práctica docente) no iba a ser un poco como empezar la casa por el tejado... En cuanto empecé a acceder a los contenidos de uno y otro despejé esa incógnita. En gran medida lo que estábamos haciendo era lo mismo: por parte de la agencia italiana se abordaba la cuestión desde lo concreto a lo más general, mientras que por parte de la agencia española lo que se está haciendo es  partir desde la generalidad a lo más específico. Así que fuera miedos. A organizarse se ha dicho.
 
 
El seminario en línea terminó el 9 de octubre y tengo que decir que han sido días de trabajo intenso, pero creo que ha merecido la pena. Os dejo en este enlace la presentación realizada con Prezi por una docente de Génova, Enrica Maragliano, que resume muy bien las posibilidades didácticas de conjugación de la metodología CLIL con la plataforma eTwinning y los proyectos de digitalización escolar.
 
Tengo que decir que en el seminario italiano he encontrado que el 90% de los materiales estaban elaborados en inglés. El resto de los materiales estaba en italiano, algo en francés y poquísimo en español. No quiero decir con esto que no se hagan propuestas de metodología CLIL en lengua española en Italia (me consta que sí que las hay, y que son además propuestas de calidad). Pero esa escasez de materiales en español me ha parecido muy significativa, y, sobre todo, creo que indicativa de que a nivel institucional no se le da toda la visibilidad necesaria a este tipo de proyectos, tan importantes para la consolidación de nuestro idioma como lengua de comunicación y prestigio. Seguramente con demasiada frecuencia estas iniciativas se ven condenadas a un inmerecido silencio y anonimato.
 
Menos mal que en cuanto a materiales desarrollados en lengua española las propuestas eran pocas, pero buenas. Por una parte, tuve el placer de reencontrar a Elena Pezzi, docente de español en un instituto de secundaria de Boloña y embajadora eTwinning. Ya la había escuchado en el taller del encuentro de organizado por Difusión en Roma el pasado mes de marzo, pero verla en acción ha sido estupendo. Os dejo el enlace a uno de sus trabajos, una entrada en español para la Wikipedia sobre los pórticos de Boloña, realizado con un grupo de estudiantes A2-B1 (aquí tenéis el learning designer y aquí el resultado final). Por otra, ha sido una grata sorpresa encontrar material producido por Yolanda Egea, una de mis tutoras en el curso de INTEF, docente de inglés en Granada y, asimismo, embajadora eTwinning. Como muestra de su buen hacer os dejo el enlace a su blog, Learning Station.
 
En lo que a mí respecta, estoy muy satisfecha porque he aprendido a programar un proyecto CLIL y cada día que pasa soy más consciente de las posibilidades de actuación que ofrece la plataforma eTwinning. Como actividad final al seminario italiano, he presentado un proyecto de metodología CLIL en lengua española sobre artes plásticas. La agencia italiana ya le ha dado su visto bueno, pero por ahora no quiero dar más detalles. Prefiero esperar a terminar mi MOOC sobre eTwinning con la agencia española, para poder integrarlo adecuadamente en la plataforma y, sobre todo, encontrar la escuela-socio adecuada para desarrollarlo y compartirlo.
 
Lo que sí os dejo es el enlace para la presentación que he elaborado con una herramienta que he descubierto hace poco, Genially. Es española y está diseñada para presentar contenidos de manera atractiva con la ayuda de plantillas y una nutrida selección de recursos. En mi caso la he utilizado para presentar mi acercamiento a la metodología CLIL y su integración en la plataforma eTwinning. Si queréis interactuar con la presentación, pinchad aquí.
 
Bien, pues seguimos explorando este hermoso planeta. Desde ahora, y hasta principios de noviembre, de la mano de EducaLab INTEF. Promete.